jueves, 15 de noviembre de 2007

COMENTARIOS AL LIBRO DEL ALBERGUE

Marcela Serrano: "El Albergue de las mujeres tristes"

En general no nos gustó a ninguna, aunque una ha votado en el blog que le gustó...
Resultado de la votación en el blog:
Bueno: 1 voto
Regular:1 voto
Malo: 1 voto

Pilar nos sorprende con la declaración de que se confundió en la propuesta del libro, ella leyó la reseña de otro libro de Marcela Serrano “Nosotras que nos queremos tanto”. Pero se equivocó en el título y nos ha obligado a leernos el peor libro de esa autora, que ha supuesto una verdadera pesadilla para muchas de nosotras. Y lo más gracioso del asunto es que ella se ha leído el de "Nosotras..." y del Albergue solo 80 páginas... ¡pa matarla!!! Por otro lado es un alivio que ella esté de acuerdo en que es muy malo, porque nos daba un poco de apuro reventarle su primera propuesta... (no somos tan malas como parece, y no queríamos dejarle su autoestima por los suelos, así que se oyó un suspiro de alivio cuando declaró su error)

MARGA: Le ha parecido muy aburrido, sin trama, encadenamiento y unas historias sin interés. Los personajes se pierden, están sin desarrollar. No te identificas con las historias. Dice que el título prometía mucho y se quedó en nada.

MARÍA MONGE: No le ha gustado, dice que se leerá el otro para que se le quite el mal sabor de boca. Le parece machista y superficial, la idea le parece genial, pero mal planteada. Lo que más le ha gustado es la cantidad de palabras antiguas o nuevas que aparecen. Para su gusto sobra el personaje del médico.

ÁNGELA: Coincide con María, no le ha enganchado la lectura, aunque dice que el final mejora. Hace algunas reflexiones de pareja que le parecen adecuadas: sobre el erotismo, el sexo en el matrimonio, la relación de los hijos con las madres y los padres...

PILAR: Se disculpa nuevamente por su error, quiere que no nos desanimemos con la autora, que dice que en otros libros llega al alma, a los sentimientos y que escribe maravillosamente, aunque reconoce que a ella tampoco le está gustando este libro, le parece triste y poco literario. Cuenta una charla que tuvo con un editor de una revista chilena, llamada "Mercurio", en la que le contaba que Marcela Serrano estaba casada con un embajador, aunque cada uno vive en una planta de la magnífica casa que comparten, pero que a ella le gusta el estatus social que le proporciona ese matrimonio. Sobre esto Cristina dice que ahora entiende un poco más el libro, porque todo se resume en tener un hombre al lado.

MARÍA DERQUI: Dice que esa actitud que se ve en el libro, en el que la vida de las mujeres gira en torno a la relación que tienen con los hombres, se da en muchas mujeres actuales. Muchas quieren tapar los problemas que tienen con su hombre con otro hombre.

MARIÓ: Coincide totalmente, también le ha costado muchísimo leerse el libro completo (aunque se lo ha leído la pobre).

MARÍA DEL MAR: Dice que la autora no profundiza en los personajes.

CRISTINA: Piensa que el tema es fantástico para ser tratado de otra manera, que no le ha sacado jugo, porque no se sabe bien qué problema tienen ni por qué mejoran con el albergue, pasa por todas muy superficialmente. Hay partes en las que no sabía quién estaba hablando (por ejemplo la carta de la segunda parte). No le ha gustado el enfoque, en el que toda la salud mental de las mujeres gira en torno a la relación que tengan con los hombres. Con relación al médico piensa que Floreana quiere superar sus problemas con su amante sustituyéndolo por Flavián, pero cree que es una relación abocada al fracaso, porque él no parece tener mucho interés por ella, sólo el calentón del tango.

También se hace mención al tratamiento clasista de las cabañas, con las proletas, a las que casi no nombra y que no tienen baño en su cabaña, las vips, las intelectuales, las esotéricas... y las bellas durmientes que no se sabe nada de ellas.

Pepa nos cuenta que le ha prestado el libro del perro a una amiga que tiene un niño autista y que le encantó y se vio reflejada en él, y que ha entendido mejor a su hijo, que se ha dado cuenta que el que de verdad sufre es el niño.

8 comentarios:

rocio dijo...

Siento haber faltado a la última cita con vosotras. Es la primera vez que falto y espero que sea la última. En primer lugar tengo que confesar que no me he leído el libro de El albergue... no lo encontré. Marga me dejó el suyo pero sólo pude leerme unas cuantas páginas. En el fondo me alegro pues las críticas no han sido buenas. La confusión de Pilar con los títulos merece un castigo por lo que podemos decirle que la próxima lectura será Guerra y paz y le haremos creer que nos lo leeremos todas.... pero en ruso.

Pilar dijo...

Rocío, me parece un castigo justo pero mi honestidad me lleva a sugerirte que no lo hagas con un autor ruso pues domino la lengua; Guerra y Paz, en concreto, lo elegí para una disertación que llevé a cabo en la Universidad de San Petesburgo hace unos años.
Tengo la falda de la lectura levantda esperando el castigo que se me imponga

marga dijo...

Pilar, lo de la disertación será como los 18 años de Pepa, ¿verdad?. Y respecto a lo de tener la falda tan presta, ten cuidado con Rocío; si pensó ese castigo sobre la marcha imagínate de lo que será capaz si le das unos días...

Cristina dijo...

...además, el de Rocío puede ser el castigo más leve, ya que a la pobre no le dio tiempo terminar el libro, así que... imagínate lo que pueden inventar las que se lo leyeron!

Pilar dijo...

No es por nada pero, ¿no sería mejor olvidar el incidente y a otra cosa mariposa? Hay tantas cosas enriquecedoras en la vida de una lectora que estar pensando en cómo fastidiar a otra que cometió un "insignificante" error me parece ¡¡¡tan tristeee!!!!. Deberíais estarme agradecidas: el libro dio para un debate estupendo y larguiiiiiísimo, ¿o no?. Volved al redil, hijas mías y olvidad posibles venganzas y rencores que lo único que llevan es a empobrecer el alma y marcar arrugas donde antes apenas si había una leve línea adolescente y casual

Cristina dijo...

Eso equivale al regio POR QUÉ NO TE CALLAS ¿no?

maria dijo...

Ya hace una semana de nuestro encuentro y por fin despues de una fiesta familiar y una puesta a punto del trabajo q deje pendiente para ir a Sevilla , encuentro un ratito para haceros saber, lo agradecida que estoy por pertenecer a "Hoy libro".
Yo fuí a Sevilla, un poco empujada por mi hermana, sin tener muy claro lo que iba a suponer la reunión, y la verdad, se cumplieron con creces mis expectativas. Me encontré con un grupo de mujeres que no conocía d nada y con las q desde el primer momento sentí, que a pesar d las diferencias d edad y del desconocimiento q teniamos unas d otras, teníamos unn punto en comun: el amor a la lectura, y esto se vió reflejado en todos los comentarios q se hicieron. A los cinco minutos yo estaba totalmente integrada, sintiendome partícipe de un fin común y sintonizada con todas.
Muchas gracias, no en Diciembre, pero volveré y no solo para estar con mi herman, sinó para daros las gracias personalmente a todas por la maleta llena d ilusiones y de libros por leer q m traje de Sevilla
Un beso grande

rocio dijo...

Está bien Pilar olvidaremos el incidente, además soy la menos indicada pues no me leí el libro, pero me han encargado que te diga que te bájes la falda y te pongas mirando a la pared con diez libros en cada mano (con los brazos extendidos), ya ves que no hay rencor, son unas santas.
Aprovecho para mandarte besos, también a María, nuestra corresoponsal en Coruña.